sábado, 9 de julio de 2011

9 de julio de 1816




Desde 1810 a 1816 se habían sucedido distintas formas de gobierno; el que presidía Alvear se encontraba lleno de opositores, lo que llevó a su renuncia, pero la necesidad de organizar el país prevalecía, por ende se reunió a otro Congreso.

Para esto se convocó a las provincias a que se separaran y que enviaran a sus delegados para establecer el encuentro en Tucumán. Se eligió esta región debido a que las provincias no simpatizaban con los “porteños” y alegaban que la influencia de la hoy capital del país siempre prevalecía sobre las demás, de esta forma, estableciendo la reunión en Tucumán, se evitaba la irritación del resto de las regiones. Cada una de las provincias debía nombrar un diputado por cada 15.000 habitantes; el Congreso se estableció el 24 de Marzo de 1816 y llevó a cabo sus funciones hasta 1820, primero en Tucumán, luego se mudaría a Buenos Aires.


Tuvo carácter nacional, ya que se reunieron representantes de Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja, San Luis, Catamarca, Mendoza ,Santiago del Estero, San Juan, Buenos Aires ,Córdoba, Charcas, Cochabamba, Tupiza y Mizque. Todos comprendieron la necesidad de dejar de lado los conflictos internos y aunar esfuerzos para alcanzar los objetivos principales: dictar una “Constitución” y proclamar la “Independencia”.

Así se empezó a sesionar en la casa de Doña Francisca Bazán de Laguna, por ese entonces alquilada.
Había posiciones encontradas de cómo se debía gobernar la Nación.
Se manejaban diversas hipótesis: Unos decían que el gobierno debía ser centralista, y centrado en Buenos Aires.
Otra parte apoyada por los seguidores de José Artigas querían un régimen federal.
Algunos querían coronar a un rey y establecer una monarquía parlamentaria.
Belgrano decía: “Sería justicia si se ocupara el trono con un representante de la Casa de los Incas.” Este es apoyado por San Martín y Guemes, pero resistido por los diputados más conservadores del Congreso, principalmente los de Buenos Aires.

Los días pasaban y la discusión parecía dejar afuera lo más importante…
Después de resolver la designación de Pueyrredón como Director Supremo. Viaja a Tucumán para apurar a los diputados para declarasen de una vez por todas la independencia.

El martes 9 de julio de 1816 a las dos de la tarde los diputados comenzaron a sesionar.
A pedido del diputado por Jujuy Sánchez de Bustamante se trató el proyecto de deliberación sobre la libertad e independencia del país.
El secretario Juan José Paso leyó la proposición y preguntó a los diputados:
“Señores Quereís que las provincias de la Unión sean una Nación libre de los reyes de España y su metrópoli”. Los diputados la aprobaron por aclamación y luego individualmente.

Inmediatamente se labró el acta, la misma fue redactada por José Maria Serrano, diputado por Charcas, decía:...
Nos los representantes de las Provincias Unidas de Sud América, reunidos en Congreso General, invocando al eterno que preside el Universo, en nombre y por la autoridad de los Pueblos que representamos, protestando al Cielo. A las naciones y hombres todos del globo, la justicia que regla nuestros votos, declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas provincias romper los violentos vínculos que los ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de los que fueron despojados, e investirse del alto carácter de nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli”...

El pueblo festejó alborozado e inclusive en la noche del 10 de julio se realizó un baile de gala. Fray José Cayetano Rodríguez, diputado por Buenos Aires.

El 19 de julio se le agregó al acta que la emancipación sería de:  ”Los reyes de España, sus sucesores, metrópoli y de toda otra dominación extranjera”,lo que dejaba bien en claro que no existía ningún acuerdo con Portugal, que aspiraba a incorporar la Banda Oriental a su imperio".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada