sábado, 26 de marzo de 2011

24 de marzo de 2011. Día de la memoria


El 24 de marzo de 1976 comienza en el país una sangrienta dictadura, que duró más de siete años, que se cobró la vida de 30.000 personas.

Desmanteló el aparato productivo del país, los movimientos obreros, los sindicatos, todo lo que tenga que ver con el Estado de Bienestar y fue el fin de las ideas.
Proceso de Reorganización Nacional es el nombre con el que se autodenominó la dictadura cívico-militar que gobernó la Argentina entre 1976 y 1983.

Un golpe de estado que derrocó al gobierno constitucional de la presidente María Estela Martínez de Perón e instaló en su lugar una junta militar encabezada por los comandantes de las tres Fuerzas Armadas.
Los golpistas tomaron el poder en un contexto de violencia creciente, caracterizado por acciones de terrorismo de Estado llevadas adelante por las Fuerzas Armadas y el grupo parapolicial Triple A.

La actuación, de los que ellos llamaban “subversivos”, era el de las organizaciones guerrilleras como Montoneros (de tendencia peronista) y el ERP (de orientación marxista).
La violencia política, que se venía incrementado significativamente desde fines de los años sesenta, fue la principal justificación utilizada por los golpistas para derrocar al gobierno constitucional.


En realidad, fue anteriormente orquestado a la perfección y usado bajo una excusa para imponer en el país, un régimen económico neoliberal, a tono con los requerimientos y exigencias que planteaban en esos momentos el Fondo Monetario Internacional y los Estados Unidos a los países latinoamericanos. Más conocido como “El Plan Cóndor”.
Este contó con el apoyo de los principales medios de comunicación privados e influyentes grupos de poder civil, la protección inicial del gobierno de los Estados Unidos y el silencio y la complacencia de la comunidad internacional.
Por eso las madres de Plaza de Mayo no tenían a quien recurrir. No había derechos humanos, ya que se violaban a cada rato y sin ningún castigo.

Ellos eran la ley y el orden, eran los criminales y los jueces, eran todo.
Desapariciones, torturas, robos de recién nacidos, eran cosas de todos los días, pero nadie veía nada, todos tenían miedo a hablar, miedo de saber y hasta miedo a pensar. Bueno, no sé si todos, porque hubo quienes vencieron el miedo y lucharon, pero sí una mayoría.
Porque los terroristas, que eran ellos, imponiendo, día a día el terror entre la gente, creando con las torturas extremas la NO SOLIDARIDAD Y EL NO TE METAS, que fueron dos de las temibles cosas que hasta hoy encontramos en nuestra sociedad.

No fue una guerra como dicen algunos, ya que una parte contaba con preparación militar, armamentos, financiamiento y el poder. Mientras que del otro lado, estaban civiles, la mayoría no superaba los 18 años, improvisando una resistencia a esta feroz dictadura.

La economía: el empresario y estanciero José Alfredo Martinez de Hoz, puso en práctica una serie de reformas económicas radicales, siguiendo las nuevas doctrinas neoliberales de la Escuela de Chicago, que tendieron a desmontar el Estado de Bienestar, desindustrializar y concentrar la economía argentina y a fomentar el sector financiero y la concentración de tierras en manos de unos pocos, los grandes estancieros.
El proceso se caracterizó por aumentar notablemente la pobreza, que alcanzó a un tercio de la población. No había distribución de la riqueza, ni un Estado que regule el mercado. Este plan macabro, desmanteló todo lo conseguido por el Peronismo años atrás. Como la notable disminución de la pobreza, la desigualdad, los derechos de los trabajadores, la educación, la cultura, la industria, la dignidad, el tejido social con todo lo alcanzado en todos esos años fue sepultado con sangre, vacío, dolor y silencio…
Como una larga noche de invierno, fría, helada nos cubriera con su oscuridad, y ni nos dejaría mover, solo nos sometió a sentir como el frio cala hasta los huesos, mientras padecemos inmóviles.

La Primera Junta Militar de Gobierno (1976-1979). Compuesta por:
Teniente General Jorge Rafael Videla, comandante en jefe del Ejército Argentino.
Almirante Emilio Eduardo Massera, comandante en jefe de la Armada de la República Argentina.
Brigadier General Orlando Ramón Agosti, comandante en jefe de la Fuerza Aérea Argentina.

Segunda Junta Militar de Gobierno (1979-1981). Compuesta por:
Teniente General Roberto Eduardo Viola, comandante en jefe del Ejército Argentino.
Almirante Armando Lambruschini, comandante en jefe de la Armada de la República Argentina.
Brigadier General Omar Domingo Rubens Graffigna, comandante en jefe de la Fuerza Aérea Argentina.

Tercera Junta Militar de Gobierno (1981-1982). Compuesta por
Teniente General Leopoldo Fortunato Galtieri, comandante en jefe del Ejército Argentino.
Almirante Jorge Isaac Anaya, comandante en jefe de la Armada de la República Argentina.
Brigadier General Basilio Arturo Ignacio Lami Dozo, comandante en jefe de la Fuerza Aérea Argentina.

Cuarta Junta Militar de Gobierno (1982-1983). Compuesta por:
Teniente General Cristino Nicolaides, comandante en jefe del Ejército Argentino.
Almirante Rubén Oscar Franco, comandante en jefe de la Armada de la República Argentina.
Brigadier General Augusto Jorge Hughes, comandante en jefe de la Fuerza Aérea Argentina.

En 1982 el gobierno militar emprendió la vergonzosa Guerra de Malvinas, contra el Reino Unido. La derrota infligida provocó la caída de la tercera junta militar y meses más tarde la cuarta junta llamó a elecciones para el 30 de octubre de 1983.
El triunfó fue para el candidato de la Unión Cívica Radical, Raúl Alfonsín.

Después….Pasaron muchas cosas. El Presidente Raúl Alfonsín, creaba la Comisión Nacional sobre la desaparición de personas. Promovió el juzgamiento de los miembros de las tres primeras juntas.
1986/7 A iniciativa del Presidente R. Alfonsín se dictaron las leyes de Punto Final y Obediencia Debida dando fin a los juicios por crímenes de lesa humanidad.

1989/90 El Presidente Carlos Menem dictó una serie de Indultos que beneficiaron a los funcionarios del Proceso.
Reinaba la impunidad en Argentina otra vez, cosa que llevó a familiares de los desaparecidos, buscaban ayuda en el exterior.

En 2003, tras iniciativas del Presidente Néstor Kirchner, las leyes de Punto Final y Obediencia Debida fueron derogadas por el Congreso de la República Argentina y los juicios se reabrieron, en tanto que la justicia comenzó a declarar inconstitucionales los indultos por crímenes de lesa humanidad que habían cometido los militares durante la última dictadura.
Hizo bajar de las paredes de la Casa Rosada los cuadros de los genocidas.
En 2006 se habían reabierto 959 causas penales en las que 211 acusados se encontraban con prisión preventiva.

Y algunos todavía cuestionan el feriado puesto por la Presidenta el día 24 de marzo. Que poca memoria y que frágil la tienen algunos al cuestionarle esto a Cristina.
Yo estuve el 24 de marzo del 2011, en la Av. De Mayo marchando por la memoria. Multitudes, banderas, bombos, para donde mirara había miles de personas, y me dije a mi misma:- Que bueno que los desmemoriados cada vez son menos, y los que recordamos las heridas del pasado, recordamos que hubo una generación casi borrada en todo sentido.

Yo nací 3 años antes de aquel 1976, y el jueves 24, di las gracias por poder estar ahí, por poder decir lo que quiero, pensar, estudiar, y gritar lo que quiera, sin desaparecer….

Los dinosaurios  http://www.youtube.com/watch?v=UILQU0VEWII

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada